Otoplastía: Orejas

Cirugía de orejas Otoplastía

Otoplastía o la cirugía de orejas

La cirugía plástica puede corregir la forma de las orejas cuando éstas son protuberantes, prominentes, aladas, demasiado grandes, presentan malformaciones congénitas o falta de desarrollo, y, luego de lesiones de carácter traumático. Esta intervención puede practicarse a partir de los cinco o seis años de edad. Lo ideal es llevarla a cabo a temprana edad ya que el cartílago es plegable y menos complejo de remodelar.

La otoplastía es una intervención que se realiza bajo anestesia local y de manera ambulatoria, salvo en niños a quienes se somete a anestesia general para evitar que se muevan. En estos casos se indica una noche de hospitalización luego del procedimiento.

El objetivo de esta intervención es reducir la prominencia de la oreja mediante la remodelación y sutura del cartílago. La incisión se practica detrás de la oreja, en el surco retroauricular, por lo cual la cicatriz no es visible. Luego de la cirugía se realiza un vendaje tipo cintillo lo que favorece un postoperatorio adecuado y evita el dolor por roce.

En el adulto mayor no es infrecuente el lóbulo alargado y las orejas grandes ya que el paso de los años genera estos trastornos poco atractivos. Se corrigen con procedimientos quirúrgicos simples, de carácter ambulatorio. 

En el postoperatorio se pueden encontrar pequeños hematomas, aumento de volumen y cierta coloración violácea de las orejas. Las suturas se retiran 10 a 15 días después de la intervención.

Las orejas prominentes son difíciles de ocultar con el cabello, especialmente en hombres. El tamaño, forma y posición de las orejas o pabellones auriculares tienen un factor hereditario. Los niños con orejas prominentes son objeto de burlas y apodos que les causan vergüenza y angustia.

La otoplastía es un procedimiento quirúrgico mediante el cual se puede cambiar la forma de las orejas, y que es una alternativa para aquellos pacientes con orejas prominentes que deseen corregirlas. Los pacientes típicos son aquellos cuyas orejas ya se han desarrollado por completo, lo que corresponde más o menos a la edad entre los 4 y 6 años de edad, en que además ya están conscientes del defecto de sus orejas, aunque esta cirugía se puede realizar a cualquier edad.

Procedimiento Quirúrgico

Habitualmente se utiliza anestesia local para los pacientes  mayores de 6 años, aunque también se hace bajo anestesia general suave y de corta duración para los menores y para hombres. Aunque depende de la complejidad del caso y de la edad y sexo del paciente,  el procedimiento puede ser realizado de manera ambulatoria, pero ocasionalmente se hace necesario que los pacientes pasen una noche en el hospital.

La cirugía busca reducir la prominencia y alteración del ángulo en que la oreja sobresale. Este procedimiento no altera la audición. Para llevarla a cabo se realizan incisiones en la parte posterior de la oreja, en el surco retrorauricular, por lo que las cicatrices no son visibles.

En casos especiales es necesario hacer pequeñas incisiones en la parte anterior que se harán de tal manera que sean fácilmente disimulables. A través de las incisiones se remodela el cartílago auricular, y luego se sutura para que estas modificaciones se consoliden. Finalmente, se coloca un vendaje tipo turbante que asegura la zona y mantiene firme los cambios realizados en la cirugía, reduciendo el dolor al evitar el roce y contacto,por una noche, que se retira al día siguiente.

Recuperación

24 – 48 horas después Molestias, inflamación dolores y hematomas propios de una intervención.

Por las primeras noches puede usarse un vendaje para evitar molestias durante la noche.

Es importante ver al paciente uno o dos días después de la operación ya que los hematomas son relativamente frecuentes.

Medicamentos Analgésicos y antiinflamatorios simples para el dolor. Y otros medicamentos recetados por el médico.
Tabaquismo NO fumar por más de 2 a 3 meses.
5 – 7 días después Las molestias en el postoperatorio son moderadas y controlables con analgésicos orales. Estas molestias son aún más leves en niños. En general estas duran menos de una semana.

La enfermera realiza un control a la semana en que realiza una curación.

5 – 10 días después Los puntos se retiran.
Trabajo La persona operada podrá retomar sus actividades luego de un par de días de reposo.
Actividad física Podrá hacer ejercicio físico fuerte solo a las 3 a 4 semanas después de la cirugía.
Resultados El aspecto que presentan las orejas después de dos semanas de la operación, es parecido al definitivo aunque aún están muy hinchadas y de color violáceo, esto puede asustar a los padres.

Antes y Después de Pacientes

ANTES
DESPUÉS
Juan, 28 años
Otoplastía
ANTES
DESPUÉS
Paola, 41 años
Otoplastía
ANTES
DESPUÉS
Jan, 28 años
Otoplastía
ANTES
DESPUÉS
Ignacio, 21 años
Otoplastía

Consejos

  • Si un niño se queja de este problema, no lo ignores o subestimes, si habla del tema es una forma desesperada de pedir ayuda.
  • Evita tomar aspirina por al menos 10 días antes de la cirugía. Esto ayudará a un mejor control de los pequeños sangramientos y disminuirá los moretones.
  • Consulta a tu cirujano acerca de las cicatrices hipertróficas, especialmente si tú o tus familiares tienden a presentar este tipo cicatrices o queloides.
  • Los niños y hombres deben cortarse el pelo antes de la cirugía para hacer más fácil las curaciones.

Inconvenientes habituales

  • Asimetrías: En realidad esto no es una complicación, sino algo esperable. Toda la gente tiene diferencias entre ambas orejas y se debe usualmente a que las orejas prominentes son muy asimétricas entre sí.
  • Irregularidades leves en la superficie son frecuentes y se deben al procedimiento mismo. En su mayoría desaparecen con el curso del tiempo.
  • El vendaje turbante puede ser incómodo. Si hay dolor que no responde a analgésicos simples, contacta a tu médico o enfermera.

Complicaciones

  • Hematomas. Son muy frecuentes y requieren curaciones simples.
  • Infección. Es rara y se debe a gérmenes que son parte de la flora habitual del paciente. Debe darse antibióticos a todos los pacientes para prevenir este problema.
  • Pérdidas de piel. Son muy raras pero ocasionalmente suceden. Lo mejor es poner antibiótico en ungüento y esperar que cicatrice por sí solo. Recuerdo a uno o dos pacientes que requirieron curación en pabellón, aunque es una situación extraordinaria.
  • Cicatrices Queloides: Esta es una complicación infrecuente pero la veo de vez en cuando. No depende de la técnica operatoria sino de la cicatrización del paciente. Es de difícil resolución por lo que no debes dejar de asistir a los controles. Por suerte, la cicatriz está escondida en el surco entre la oreja y la zona parieto occipital de la cabeza.

Compartir