Avda. Las Condes 13305, Santiago, Chile.

Horarios : Lu a Vi: 9 a 20 hrs. Sá: 9 a 14 hrs.
  Teléfonos : +56225994525 ó +56222071125

Rinoplastía: Nariz

Rinoplastía o Cirugía Plástica de Nariz

La cirugía de nariz o rinoplastía es uno de los procedimientos más frecuentes realizados por los cirujanos plásticos. Aquí se explican algunos conceptos básicos acerca de este procedimiento para que puedas entenderlo mejor y resolver  algunas inquietudes que tengas.

 

Esta operación puede cambiar la forma, tamaño y apariencia de tu nariz por medio de la modelación de cartílagos y hueso bajo la piel. A través de ella también es posible definir mejor la punta nasal, así como eliminar algunos irregularidades en el dorso de la nariz.

Recuerda que todos tenemos una cierta asimetría entre ambos lados de la nariz y otras áreas de la cara.

Sobre la Cirugía

Este procedimiento se realiza con anestesia local o general, y habitualmente demora alrededor de una hora. Siempre debe estar presente un anestesiólogo, a cargo el cuidado del paciente mientras el cirujano opera. Si bien este procedimiento puede ser realizado de manera ambulatoria a algunos pacientes, en especial a  los hombres, prefiero mantenerlos una noche hospitalizados para poder resolver cualquier molestia que pueda presentarse en las horas inmediatas al post-operatorio.

En la cirugía tradicional o clásica se realiza todo el trabajo a través de unos pequeños cortes localizados en la nariz. Ocasionalmente, hay dos zonas de punción de unos dos mm. en la parte alta de la nariz, para tratar parte del hueso nasal, pero estos no dejan marcas de importancia.

Si el paciente desea disminuir el ancho de las alas nasales puede realizarse con una incisión externa que prácticamente no deja huellas. En muchos casos la incisión, por medio de la cual se trabaja,  se realiza en forma transversal en la base de la nariz y cerca del labio. A esto se le llama rinoplastía abierta.

En caso de realizarse, tu médico debería preguntarte y explicarte algunos detalles antes del procedimiento. Los cirujanos que prefieren esta alternativa tendrán una visión directa de la estructura o andamio que sujeta lanariz.

nariza1nariza2

narizc1narizc2

Recuperación después de la cirugía

En general, una rinoplastía o cirugía de nariz no provoca un dolor importante, por lo que suele ser bien  tolerado por los pacientes. Las principales molestias se refieren a congestión nasal (como en un resfrío severo)  lo que se presenta durante las primeras 24 horas. Para esto, es mejor usar analgésicos orales por algunos días. Es frecuente que como consecuencia de la remodelación nasal existan moretones (equimosis) sobre la nariz y cerca de los ojos, por al menos unos días inmediatamente después de la cirugía.

Los vendajes de tela (Micropore) que se usan, son retirados cuatro a siete días después. No es necesario retirar los puntos desde dentro de las fosas nasales, debido a que el organismo los absorbe por sí sólo. Ocacionalmente se usa yeso.

Sólo se usan tapones intranasales cuando se remodela el septo o tabique y los cornetes para mejorar el flujo de aire. Estos se retiran a los pocos días y se aconseja algún analgésico dos horas antes de ir a sacárselos.

Qué esperar en la segunda y tercera semanas

Es habitual que se presente aumento de volumen de la nariz y de la región próxima a ella. Esta inflamación puede prolongarse por semanas y el tiempo puede ser menor si se duerme con la cabeza en alto. Es importante entender que el aspecto final de la nariz no se apreciará sino hasta pasados los 6 meses, desde el día de la operación porque la nariz evoluciona lentamente hasta llegar a su aspecto final.

Es probable que también se presente un adormecimiento de la punta de la nariz y un olfato disminuido que puede durar varios días e incluso semanas.

En general los pacientes pueden reanudar su actividad normal en un par de días (si trabajan en casa) o hasta una semana después de la cirugía (si trabajan con público).

Antes y a 17 días post operatorio: 

En ocasiones es necesario esperar más tiempo debido al aspecto de los moretones. En cuanto a la actividad física y otros ejercicios, estos se retomarán en la tercera o cuarta semana.

narizb1narizb2

Riesgos y Complicaciones

Además de los riesgos inherentes a toda cirugía (Ver riesgos y complicaciones), existen algunos que son propios de este procedimiento y que debes conocer, comprender y aceptar. Es importante recalcar que ante cualquier duda, debes acudir a tu  médico tratante y pedir que las aclare lo más adecuadamente posible.

Sinusitis e Infecciones: Esto es una infección de los senos paranasales que raramente ocurre debido a la inflamación de la membrana nasal producto de la cirugía. Una vez identificada y diagnosticada se trata por medio de antibióticos y algunos medicamentos destinados a disminuir el edema de la mucosa. Es muy raro.

Sangrado: Estos son muy frecuentes en los primeros días y semanas después de la operación y son leves. Debe ponerse la cabeza hacia atrás hasta que se detenga. En caso de un sangramiento masivo debe acudir al Servicio de Urgencia más cercano.

Obstrucción nasal: Puede ocurrir debido al movimiento de los huesos hacia adentro. Esto es inusual debido que la gran mayoría del flujo de aire que entra por la nariz pasa por el piso de la nariz, alejado de los huesos nasales. Es raro que suceda aunque es posible.

narize1narize3

narizd1narizd2

Aspecto indeseado: Si se revisa la literatura especializada en el tema se encuentra que hasta en un 10 % de los casos, el efecto estético no es exactamente el deseado. En estos casos, se debe esperar al menos seis meses hasta que la hinchazón desaparezca y puede ser necesario una reoperación y revisión de la cirugía. Esto se debe a que la nariz puede cambiar de forma y esto no se puede predecir. Debes comprender que existe esta posibilidad antes de someterte a una cirugía de nariz.

Fibrosis de la punta: Esta es una cicatrización excesiva que rara vez se produce en pacientes operados de la nariz. Inicialmente un resultado satisfactorio inicial es seguido en las semanas siguientes por un empeoramiento, con desarrollo de una punta bulbosa, poco definida o abultada. Su tratamiento consiste en una inyección de dosis muy bajas de corticoides en forma local. Excepcionalmente podrás requerir cirugía de revisión. La aparición de esta fibrosis de la punta se debe a una cicatrización excesiva, una especie de cicatriz  de los tejidos profundos, y se relaciona más con características genéticas del paciente que con una determinada técnica de operación.

Por otro lado, debes saber que la cirugía para corregir algún resultado insatisfactorio no debe hacerse antes de seis a doce meses después de la operación inicial y que este procedimiento es más difícil y por lo tanto debe procurar un cirujano con experiencia en operaciones secundarias de nariz, o quizás pedir a su cirujano que realice la operación con supervisión de alguien más experimentado. En mi experiencia clínica, un 2% de mis pacientes anuales operados de nariz requieren re-operación para optimizar el resultado.

No considero esto un fracaso sino parte de la variación esperada, pero como cirujano soy el primero en recomendar que se reopere, si no llega al efecto que esperamos de mutuo acuerdo (ver Imágenes). Complicaciones más raras son: dificultad para respirar, perforación del tabique, enrojecimiento de la nariz, dorso nasal irregular, etc.

Respecto a los costos a pagar por una segunda operación para mejorar un resultado inadecuado y decidir su contribución y la del equipo liderado por su cirujano, ver la sección: Complicaciones – Costos de las re-operaciones.

Consejos y Recomendaciones

  • Antes de visitar a tu cirujano procura saber los cambios que deseas hacer, para que pueda conversarlos con tu médico y discutir la factibilidad de los cambios. Así cuando te encuentres frente a él, ya tendrás pensado lo que deseas. Trata de ir acompañado con alguien de tu confianza que no estará nervioso/a como tú, para que sirva de control de calidad respecto de lo que tu médico diga. Cuatro ojos ven más que dos.
  • Ten cuidado con la simulación de imágenes digitales por computador. Ningún cirujano serio puede asegurarte ese resultado.
  • Si el médico te dice que esta es una operación extremadamente simple, que nunca falla, o que nunca ha tenido que reoperar a sus pacientes, considera visitar a otro cirujano para una segunda opinión. Esta cirugía es maravillosa, y el resultado dependerá de la elección de un buen cirujano e igualmente importante es la elección de un lugar donde esta operación se realice, puesto que debe ser un lugar seguro y que cuente con todas las instancias para superar cualquier emergencia.
  • Evita todo tipo de medicamentos nasales por meses antes de la cirugía, ya que pueden interferir con la cicatrización.
  • Las primeras dos semanas después de la cirugía puedes usar un humidificador y un spray nasal con suero para mantener los conductos húmedos y más cómodos. No intentes sacarte  las costras de la nariz con la mano o instrumentos.

Video experiencia paciente Rinoplastía - Cirugía Plástica.

Compartir