Avda. Las Condes 13305, Santiago, Chile.

Horarios : Lu a Vi: 9 a 20 hrs. Sá: 9 a 14 hrs.
  Teléfonos : +562 2207 1125

Reducción Mamaria

Reducción Mamaria Gigantomastía Cirugía Plástica

Reducción Mamaria 

Muchas mujeres pueden tener problemas severos de autoestima y salud por el tamaño de sus pechos. Por este motivo solicitan una reducción mamaria para mejorar su calidad de vida.

Además de los problemas sicológicos, tener un busto demasiado prominente genera molestias físicas: dolor en el cuello, irritación de la piel, dolor en la espalda, deformidades de la columna vertebral y problemas respiratorios. Este problema técnicamente se llama Gigantomastía y en niñas, se denomina Gigantomastía virginal.

La operación para reducir el tamaño de los pechos se llama Reducción mamaria o Mamoplastía reductiva. Este es un procedimiento quirúrgico en el cual se remueve la grasa, tejido glandular y piel de la mama, reduciendo su tamaño y peso, dejándola más firme. Además, se puede reducir el tamaño de la areola si es que  se ha agrandado como consecuencia de la lactancia o simplemente porque se considera demasiado grande y genera complejos.

Antes y Después

Anatomía Mamaria

La glándula mamaria está hecha de tejido glandular, adiposo (graso) y fibroso. Además de vasos sanguíneos, ductos lactíferos (producción de leche), glándulas, y nervios sensitivos. Hay una capa de tejido graso que rodea a la glándula lo que le da una consistencia y contorno suave. Bajo la mama está el músculo pectoral mayor, que participa del movimiento del brazo.

¿Quiénes se pueden operan?

Este procedimiento es útil para aquellas mujeres que presentan molestias por el tamaño y peso de sus pechos, ya que limitan sus actividades diarias, la práctica de deporte o  para quienes sienten molestias severas o dolor.

En la mayoría de los casos la cirugía no s realiza hasta que las mamas se encuentran completamente desarrolladas, es decir, alrededor de los 16 años. Sin embargo, puede ser realizada antes si ellas están produciendo problemas físicos severos.

¿En qué consiste la cirugía?

Se realizan incisiones alrededor de la areola y en la piel de la mama. El tejido glandular se reduce de tamaño y en manera similar en ambos pechos. La areola y el pezón se reubican más arriba de manera que pierda la flacidez y la piel se resutura eliminando aquella que sobra.

La persona no pierde sensibilidad en los pechos y no afecta mayormente la capacidad de lactancia.

Procedimiento 

Se utiliza una anestesia general suave. El procedimiento dura entre 2 a 3 horas. Usualmente la paciente debe permanecer hospitalizada una noche después de la cirugía. 

Antes y Después

Recuperación

24 – 48 horas después Molestias, inflamación y dolores propios de una intervención.
Medicamentos Analgésicos y antiinflamatorios para el dolor. Y otros medicamentos recetados por el médico.
5 a 10 días después Aumento del volumen y moretones mejorarán.

Retiro de puntos.

3 – 5 semanas Uso de faja que ayuda a comprimir y evitar la hinchazón excesiva.
Resultados El aspecto definitivo de las mamas se verá en unos 4 a 6 meses después de la cirugía.
Trabajo Podrás volver al trabajo a la semana de realizado el procedimiento.
Tabaquismo NO fumar por más de 2 a 3 meses.
Ejercicio Evitar hacer ejercicios por las siguientes 4 semanas luego de la cirugía.

 

Lipoaspiración Mamaria

Algunas personas pueden tener pechos con alto contenido de grasa. Esto es más frecuente en mujeres de más de 45 años. Ocasionalmente puede realizarse lipoescultura del pecho, lo que es particularmente útil para aspirar el costado si está abultado. Aunque la lipoescultura de pechos es relativamente inusual, es adecuado para pacientes seleccionados. En esos pacientes el pecho toma un aspecto más “liviano”.

Riesgos y Complicaciones

Las complicaciones en cirugía reductiva mamaria son muy raras, pero como en cualquier cirugía existe riesgo de tener alguna complicación.

Existen riesgos y complicaciones comunes a todas las cirugías, así por ejemplo, las hemorragias y las infecciones. Sin embargo, ocasionalmente ocurre que se pierde un poco de sensibilidad en los pezones, lo que es transitorio. Debe recordarse que no siempre se logra corregir completamente las asimetrías existentes.

Otro problema que se presenta a veces, es que si una mujer posee un busto demasiado prominente  antes de la operación, puede que encuentre el resultado poco significativo, o sienta que sus pezones quedaron muy arriba. Por esto es esencial discutir estos puntos antes de operarse.

Otra complicación muy inusual, pero importante, es la infección de la glándula operada, con pérdida de piel e incluso partes de la areola y pezón. Afortunadamente esto es muy raro y tiene tratamiento en caso de ocurrir.

reducción mamaria

Dudas Frecuentes

¿Se puede amamantar? El tamaño de los pechos no tiene relación alguna con la capacidad de amamantar y muchas pacientes operadas así lo demuestran.
¿Me tengo que operar de nuevo después de un embarazo? No. Durante el embarazo y la lactancia los pechos operados crecen, pueden lactar y regresan a su punto de partida bastante parecido al punto inicial.
¿Vuelven a aumentar de tamaño? Los pechos, por su gran contenido de grasa son muy dependientes del peso corporal, por lo tanto, es altamente recomendable mantener un peso estable.
¿Es cubierta por isapres o seguros? Los pechos muy grandes son un problema de salud y, como tal,  su sistema de salud costeará los gastos de acuerdo a su plan médico. Es importante que seas vista por un traumatólogo si es que sientes molestias en la columna. Puedes pedir entrevista con el médico controlador de tu isapre.

 

Compartir